¿PORQUE FRACASAN LOS NEGOCIOS?

Para ser exitoso en el mundo de los negocios no basta con hacer las cosas bien. Es necesario que también conozcas cuales son las situaciones que podrían hundir tu emprendimiento.

Si crees que esta realidad está lejos de sucederte, mira lo que dicen las estadísticas respecto al tema:

grafico estadistico FRACASO de negocios

  • En España, el 80% de las empresas quiebran en los primeros cinco años.
  • Según La Caixa, más del 70% de los negocios no llegan a los cuatro años de vida.
  • De acuerdo con la CEPAL, en los países subdesarrollados entre un 50 y un 75% dejan de existir durante los primeros tres años
  • En México, al cumplir 10 años, solamente el 10% de las empresas maduran, tienen éxito y crecen.
  • El 50% de las empresas quiebran durante el primer año de actividad.
  • En los Estados unidos, el promedio de vida de las empresas es de 6 años y más de un 30% no llega al tercer año.

Fuente: gestiópolis

A pesar de que la mayoría de los emprendedores le atribuyen sus fracasos a la mala suerte, a la inestabilidad económica o a la pobre gestión del gobierno; los expertos han encontrado un patrón recurrente en los emprendimientos que fracasan.

En ese patrón, existen cinco razones que se repiten sin importar la naturaleza de las actividades realizadas por la empresa. Estas razones son:

  1. Mala planeación
  2. Falta de control en los procesos
  3. Baja capacidad de gerencia
  4. Mala estrategia de marketing
  5. Falta de cursos económicos

Mala planeación:

MALA PLANEACION

La planeación es la primera y más importante función de la administración. Esto se debe a que es en la etapa de planeación en donde se trazan las líneas de acción a seguir  y los fundamentos de lo que será el engranaje que dará vida a la idea de negocio.

En ese sentido, los emprendedores fallan en lo siguiente:

  • No hacen estudios de mercado
  • No presupuestan
  • No buscan opciones
  • No elaboran un plan

El dedicarle el tiempo y energía necesarios a la etapa de planeación en muchos casos puede convertirse en la diferencia entre una empresa exitosa y otra víctima de las estadísticas.

Falta de control en los procesos:

CONTROL

La calidad de tus resultados será directamente proporcional a tu capacidad de llevar un estricto control de los procesos que influyen en éstos.

No existe una fórmula mágica que una vez la aplicas las cosas marchan por sí solas. Por tanto, para poder hacer que tus procesos se adapten a las necesidades y realidades de tu negocio se hace necesario un seguimiento minucioso a la manera en que cada cosa es realizada.

Algunos ejemplos de procesos vitales que deben ser controlados son:

  • Compra de materia prima
  • Uso de recursos
  • Distribución presupuestaria
  • Procesos de manufactura
  • Gestión del proceso de venta
  • Procesos de manejo, transporte y almacenamiento de productos terminados
  • Interacción con clientes y suplidores, etc.
  • Flujo de efectivo

Para realizar un proceso de control efectivo, se deben tomar en cuenta las siguientes tres etapas:

Recolección de datos: Es la etapa de monitoreo, en donde se hacen mediciones y se recolectan las informaciones que posterior mente han de ser evaluadas.

En aras de realizar un buen proceso de control, los datos recolectados deben ser precisos, relevantes y fieles a la verdad

Evaluación: En esta etapa se produce una comparación de la información recolectada en la etapa anterior con los estándares recomendados o esperados para cada valor.

Toma de decisiones: La etapa de toma de decisiones es en donde, a partir de los resultados arrojados en la evaluación de las informaciones recolectadas, se hacen los cambios necesarios para encaminar los procesos en una ruta que conduzca a la consecución de las metas y objetivos planeados.

Baja capacidad de gerencia:

GERENCIA

No siempre (Y debería decir que casi nunca), los emprendedores provienen de la carrera de administración de empresas. Y con esto no quiero decir que emprender es solo para egresados de la facultad de economía o algo por el estilo.

Lo que quiero dejar en claro es que si de antemano no tienes los conocimientos básicos sobre los principios de administración, debes invertir más tiempo y esfuerzo aprendiéndolos.

No hay excusas para cometer errores por falta de información. Internet ha puesto a disposición de todos un mundo de informaciones que permiten que puedas aprender lo que sea en poco tiempo y por tu cuenta.

Otra opción es asistir a diplomados, seminarios o realizar estudios superiores especializados en gestión de negocios.

Como último recurso, y si entiendes que de plano la parte administrativa y gerencial no es lo tuyo, puedes optar por contratar un administrador que se encargue de la gestión de las operaciones de tu negocio.

Mala estrategia de marketing:

MARKETING

Lo dijo el célebre Peter Drucker y lo he repetido en infinidad de ocasiones a lo largo de este blog: “La empresa tiene dos y solo dos funciones básicas, el marketing y la innovación. El marketing y la innovación producen resultados, todo lo demás es gasto”.

No importa que tan bueno sea tu producto, ni que tan eficientemente resuelva el problema que está destinado a resolver; si tu equipo de marketing no es capaz de generar ventas de manera consistente, tu negocio irá  a la quiebra.

Ya sea que tengas un “in house marketer” o te sirvas de una asesoría externa, la necesidad de crear estrategias de marketing efectivas es un aspecto determinante en la supervivencia de las empresas.

Falta de recursos económicos:

efectivo

Ya sea por mala planificación o por falta de control sobre el proceso de flujo de efectivo; la falta de recursos económicos es una de las cinco principales razones por las que las empresas quiebran.

Una empresa usa recursos tanto económicos como intelectuales para producir dinero. Cuando hay escases y los recursos producidos son menores que los consumidos, es inevitable que ocurra lo peor.

Lo curioso del caso es que si se evita caer en los cuatro primeros errores, es muy poco probable que el quinto se llegue a convertir en un problema. Esto por la razón de que si tu empresa se planifica bien, controla los procesos, es bien gerenciada y posee una buena estrategia de marketing; el dinero eventualmente fluirá de manera adecuada.

Conclusión:

Las empresas, por lo general; no fracasan por falta de recursos, sino por la mala administración.

Por tal razón, antes de poner en marcha cualquier emprendimiento, procura aprender lo necesario para poder desempeñar de forma eficiente y efectiva tus tareas como administrador.

¿Alguna vez has fracasado en un proyecto? ¿Conoces algún caso parecido? – Cuéntamelo en los comentarios.

No olvides suscribirte para recibir para recibir las más recientes publicaciones directamente en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *