¿POR QUÉ NO ESTÁS VENDIENDO?

No importa si se trata de un negocio de venta de productos o  de prestación de servicios, al margen de la satisfacción de las necesidades de sus clientes, los negocios están diseñados para vender.

Las bajas en las ventas provocan disminución en las utilidades, se detiene el crecimiento, se pierde posicionamiento en el mercado y eventual pero inevitablemente se llega a  la quiebra.

Identificar de manera oportuna las razones por las cuales tu negocio no está vendiendo puede ser la cura que te evite ser uno más en las estadísticas de negocios quebrados al final del año. Atendiendo a esto, te traigo estas líneas con la finalidad de ayudarte a identificar las posibles razones por las que tu caja registradora está acumulando telarañas.

Si tienes un negocio nuevo, pueda que no estés vendiendo por las siguientes razones:

La gente no sabe que existes:

Independientemente de lo bueno que sea tu producto o servicio, solo hay una forma de que la gente lo busque, esta es sabiendo que existe. No subestimes el valor de conocer tu mercado e invertir en publicidad dirigida hacia un target específico.

No seas de los que se gastan una millonada en infraestructura e inventario pero se les olvida que hay que dejar recursos para decirle al mundo que sus negocios existen. Sé un buen chico/a y haz tu trabajo publicitario.

Tu producto no sirve:

Cuidadito que te ofendes y dejas de leer el resto del post por esto, pero seamos realistas; NO siempre lo que crees que es bueno le gusta a la gente. Un buen emprendedor sabe que debe luchar hasta el final para lograr que su negocio despegue, pero también es lo suficientemente inteligente como para darse cuenta cuando ese final ha llegado.

Reinvéntate, no tengas miedo de cambiar la receta, recuerda que en los negocios debes hacer tantos cambio sean necesarios para lograr adaptar tu producto a lo que la gente quiere. (Los que han tratado de hacer que la gente se adapte a sus productos han fallado miserablemente)

Tu servicio apesta:

Si la gente sabe que existes y tu producto es bueno, entonces ¿Por qué no regresan por más?
– Una de las posibles razones es que estés brindando un mal servicio. Las personas no pagan solo por tu producto, sino que también compran una experiencia de marca. Esa experiencia de marca es el resultado combinado tanto la calidad del producto como de la calidad del servicio recibido.

La buena noticia es que esto es un mal que se puede corregir. Haz un levantamiento entre tus clientes, descubre lo que les gusta y les disgusta y toma las medidas correctivas de lugar.

Estás vendiéndole a la gente equivocada:

Quizás tu producto sí es bueno, a lo mejor brindas un excelente servicio, pero recuerda algo, la gente compra lo que le interesa, así que si intentas venderle un producto o servicio que no capta su atención estás perdiendo tu tiempo.
Segmenta bien tu mercado, ubica tu nicho y cómete el mundo.

En el caso de los negocios que alguna vez reportaron buenas ventas, pero que repentinamente parecen haber retrocedido, pueda que se deba a alguna(s) de estas razones:

Alguien cercano a ti lo está haciendo mejor que tú:

Cada día surgen nuevos competidores que buscan quedarse con los clientes que crees tener. Si te duermes, no innovas y tampoco te aseguras de monitorear constantemente tu entorno para poder identificar la competencia emergente, pueda que termines siendo víctima del “Yo llegué primero”.

En un mercado tan competitivo como el de hoy no importa quien llega primero, sino quien se mantiene. Los clientes que hoy tienes, una vez fueron clientes de alguien más… Y de seguro que por ahí anda otro que pretende quitártelos a ti también. No te dejes desplazar por la competencia.

La gente se cansó de lo mismo:

Como emprendedor no puedes permitirte morir de éxito. Los gustos de tus clientes son cambiantes, por lo que las cosas que ayer les encantaban hoy les aburren. Si tu oferta de servicios no se adapta a esos cambios y no les satisface, alguien más se encargará de satisfacerles.

Haz que tu negocio vaya al ritmo de las necesidades y exigencias de los consumidores. Deja de intentar venderle hoy a tu cliente de ayer.

Tu calidad de servicio ha desmejorado:

A menudo los negocios que logran posicionarse en el mercado cometen el terrible error de descuidar la calidad de su servicio. Ya sea porque han crecido tanto que se les ha salido de las manos o porque simplemente han perdido la visión al respecto.

Está demostrado que los consumidores son capaces de sacrificar cercanía, precios y demás a cambio de una buena experiencia de servicio. Entonces ¿Vas a dejar que tus clientes se vayan a buscar esa buena experiencia de servicio a donde tus competidores?

Sea cual sea tu situación particular ten pendiente una cosa, el mundo de los negocios marcha a un ritmo acelerado, y si no haces las correcciones necesarias en el momento oportuno es muy probable que llegues en último lugar.

Si te gustó el contenido compártelo y suscríbete para acceso a material exclusivo. ¡Cero spam!

Si tienes twitter búscame como @ifranrodriguez y sígueme. Si no tienes cuenta… ¡Crea una, es gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *