Pagar, ahorrar o invertir el dinero. ¿Qué es mejor?

Lo más difícil del manejo responsable de las finanzas personales es tomar las decisiones correctas con respecto al uso del dinero. En ese sentido, una de las situaciones más comunes con las que me encuentro a diario es esta en donde las personas están en un camino que se ramifica en tres vías: Ahorro, inversión o pago de deudas y no saben cuál es el camino correcto a tomar.

Como casi todo en la vida, la respuesta correcta a este dilema es relativa; por ello no pretendo dar un punto de vista basado en una situación en particular, sino que abordaré el tema de manera que sin importar la situación de cada uno, pueda servir de guía para elegir sabiamente.

En condiciones ideales, lo mejor sería poder invertir dinero, a la vez que se va creando una provisión en ahorros y se eliminan las deudas (en caso de que las haya). Lo malo de esta ecuación es que la gran mayoría de las personas no pueden darse ese lujo. Entonces ¿Qué se puede hacer?

¡Comencemos!

Tal como mencionaba en un principio, la decisión correcta a tomar con respecto a si pagar, ahorrar o invertir es relativa, y estará ligada directamente a tu nivel y tipo de endeudamiento, a tus ingresos y además a tu visión para los negocios.

¿Cuándo debes pagar dinero?

Existen dos tipos de deudas, las buenas y las malas. Las deudas buenas son aquellas en las que el dinero del crédito se obtuvo bajo condiciones favorables (bajas tasas de interés, pagos flexibles y cuotas manejables) y se está utilizando de forma productiva. Por otro lado, las deudas malas son aquellas en las que las condiciones son desfavorables y el dinero tomado a préstamo no produce una utilidad superior a su costo (como por ejemplo, el dinero de las tarjetas de crédito usado para consumo innecesario).

Cuando estás en una situación en la que la mayoría de tus deudas son del tipo “malas”, la recomendación es bien simple, minimiza tus gastos, reduce tu ritmo de endeudamiento y enfócate en pagar lo que ya debes.

De nada te sirve implementar un estricto plan de ahorro cuando tus ingresos mensuales están siendo drenados por los altos intereses. Por otro lado, si tus deudas son “buenas” o “blandas”, puedes dividir tus ingresos entre ahorro y pago de deudas.

¿Cuándo debes ahorrar dinero?

Tengo la firme convicción de que la gente SIEMPRE debería de ahorrar, pero sabiendo que hay otros factores que inciden en los hábitos de ahorro (y que no necesariamente incluyen la falta de dinero), considero que se debe autoevaluar la propia condición económica y a partir de ahí crear un plan de ahorro a la medida.

Como regla general, muchos economistas recomiendan ahorrar alrededor de un 10% de lo percibido mensualmente (y se me hace justo ya que la gente tiende a comprometer más de un 30% para pago de préstamos); yo en lo personal soy un poco más realista al respecto y recomiendo que se tenga al menos un “botiquín de emergencias” equivalente a tres meses de gastos.

A partir de este punto, y luego de haber equipado tu “botiquín”, debes hacer una evaluación de tus deudas de acuerdo a la clasificación en el subtema anterior, para así determinar si seguir ahorrando o enfocarte en pagar las deudas malas.

En lo concerniente al tema del ahorro lo importante es crear el hábito, y para ello recomiendo lo siguiente:

  • Establecer una cantidad fija mínima (mensual o quincenal).
  • Ahorrar con una meta (Ya sea invertir en algún proyecto o alcanzar cierta cantidad en ahorros).
  • Respetar los ahorros. No por cualquier cosa se han de tocar.
  • Gastar inteligentemente (Comparar precios, aprovechar especiales y evitar los desperdicios).

¿Cuándo debes invertir dinero?

De las tres alternativas para el uso del dinero definitivamente esta es mi favorita (aunque no siempre la más apropiada). Los grandes millonarios lo hacen siempre que tienen la oportunidad de participar de un negocio y generar excedentes en el proceso.

Es indiscutible que la inversión (al margen del riesgo de la actividad en la que se invierta) es la mejor y más eficiente manera de hacer que el dinero se multiplique.

En cuanto al momento preciso para invertir, déjame describírtelo de la manera más clara que se me ocurre: Es ese punto en el que tus deudas son completamente manejables y ya tienes cubierta tu cuota mínima de ahorro (“botiquín de emergencias”).

Si estás muy endeudado, no vale la pena endeudarte más para invertir y correr riesgos; esto porque a la postre terminarás saturando demasiado tus finanzas, quedando así en una posición económicamente vulnerable. Caso contrario, si tus deudas son completamente manejables, o de plano no tienes deudas, y si además tienes una buena base de ahorros, sería interesante ponerlos a producir. Siempre y cuando se deje intacto tu ahorro mínimo para emergencias.

Sobre las inversiones:

  • Aprende a identificar oportunidades.
  • No inviertas en un negocio que no conoces.
  • Ten cuidado con los negocios que ofrecen porcentajes irracionales de beneficios sobre el capital invertido.
  • Nunca inviertas todo tu dinero en un solo negocio.
  • Siempre busca asesoría de alguien entendido en el área en la que quieres invertir.

Como ves esta historia no se trata de blanco o negro, ni de dejar de hacer una cosa para hacer otra; se trata de crear conciencia de tu situación específica y actuar en función a ella.

Si te gustó el contenido, no olvides compartirlo con tus amigos en las redes sociales. Si tienes algo que agregar al tema ¡Hazlo en los comentarios! Me encantaría saber tu opinión.

Doy consejos directos (solo sobre las cosas que sé) en twitter @ifranrodriguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *