CÓMO HACER CRECER TU NEGOCIO DENTRO DE TU NEGOCIO

Es muy tentador el querer abrir un segundo negocio y generar dinero extra cuando ya tenemos un primer negocio que marcha de manera estable y autosuficiente, ahora bien ¿Realmente necesitas un segundo negocio?

Hace poco me encontré con este escenario en una de mis consultorías. El cliente, propietario de un taller de reparación y mantenimiento de frenos que goza de excelente aceptación en el mercado, me llamó porque quería diversificar sus fuentes de ingreso; para ello me habló de la idea de poner un negocio de venta de comida rápida justo en frente de su taller. Veía esto como una forma de aprovechar el flujo de gente, así como de atraer a un público nuevo.

Adelantando la historia, cuando llegamos a los números nos dimos cuenta que se necesitaba una cantidad de dinero bastante significativa para implementar la idea, esto aparte del estrés de tener que ser el jefe en un nuevo negocio en  el que no tenía ninguna experiencia.

La pregunta que salvó la situación fue ¿Qué cosas podríamos hacer con ese mismo dinero en tu negocio actual, que nos rindan más y mejores resultados?

Verás, a veces los propietarios de negocio llegan a pensar que explorar nuevas áreas dentro de su misma industria no es crecer ni innovar, cuando es exactamente lo opuesto. La mejor forma de innovar es tomar como base una industria que ya conoces y buscar formar creativas de añadir valor a la propuesta existente.

Para ello, debemos comenzar por responder de manera precisa a preguntas como:

  • ¿Cuáles otros productos o servicios relacionados a mi actividad principal pudiera ofertar a mi público actual?
  • ¿Podría un cambio de imagen atraer nuevos clientes a mi negocio?
  • ¿Acaso podría crear nuevas presentaciones del mismo producto o servicio que ofrezco?
  • ¿Sería factible crear versiones Premium, o quizás de bajo costo, de mi producto o servicio?

Las respuestas a estas preguntas son el mejor punto de partida para encontrar maneras de iniciar el proceso de crecimiento de tu negocio sin la necesidad de abandonar tu área principal.

En el caso de mi cliente, identificamos lo siguiente:

  • Dentro de su mismo taller disponía del espacio suficiente para incorporar el servicio de cambio de aceite a un muy bajo costo de implementación.
  • El local que tenía pensado usar para el negocio de venta de comida rápida podía ser usado para agrandar la sección de venta de repuestos de su negocio, cosa que generaría ingresos por dos vías: la venta de la pieza y la instalación de la misma en el taller.
  • Mi cliente tiene una parte de su negocio que consiste en la venta de llantas usadas (Sí, en República Dominicana eso es negocio), identificamos la posibilidad de hacerlo crecer aumentando la variedad de llantas que se venden e introduciendo la venta de gomas nuevas.
  • Por último, notamos que si íbamos a hacer esos cambios, necesitaríamos un cambio de imagen y un plan de publicidad local que sirviera para informar a nuestro público objetivo sobre las novedades del negocio.

El ejercicio de responder a las preguntas correctas sobre el negocio es lo que sacó a relucir cada uno de los puntos anteriores, exponiendo el potencial de crear nuevas fuentes de generación de recursos así como las maneras de hacer crecer las fuentes existentes.

Lo bueno de este enfoque es que funciona independientemente de si tu negocio vende servicio o productos físicos.

En la venta de servicios se explota mucho el hecho de crear varias versiones de un mismo servicio siguiendo el siguiente esquema:

Servicio Regular (XY): Es el servicio que actualmente estás comercializando y por el que tus clientes suelen pagar. Por lo general es el que se encarga de producir más del 50% de las ventas.

Servicio de Bajo Costo (Y-X): Es el que te ofrece parte de las características del Servicio Regular a un precio menor.

Servicio Premium (XY+Z): Es el que te brinda todas las características del Servicio Regular más una serie de características adicionales a cambio de un precio mayor.

Por lo general el público de este tipo de servicio es más reducido, ya que se reserva para un público de mayor poder adquisitivo; sin embargo, la venta de este es la que deja los mejores dividendos para el negocio.

Conclusión:

Como ves, encontrar maneras de producir más dinero no necesariamente significa crear un negocio ajeno al que ya tienes; de hecho, lo más sano para cualquier emprendedor es explotar al máximo las potencialidades de su industria y luego, cuando el negocio esté en un punto de alta productividad, explorar otras áreas.

Naturalmente, lo que expongo aquí no necesariamente es aplicable a todo el mundo. Me refiero a que hay gente que, por la cantidad de recursos y la estructura de negocio que poseen, pueden darse el lujo de invertir en varias industrias de manera simultánea.

Ahora es tu turno, búscame en Instagram como @Villanuevablog y déjame saber cuáles de estas estrategias te atreverías a implementar en tu negocio o si has probado alguna nueva que se me haya escapado mencionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *