cumplir tus objetivos

CÓMO CUMPLIR TUS OBJETIVOS EN ESTE 2016: LA GUÍA A PRUEBA DE FALLOS

Recuerdo que el año pasado hice una publicación sobre “Cómo hacer una lista resoluciones que de verdad puedas cumplir”. Pensé que esa breve guía y una tonelada de fuerza de voluntad era todo lo necesario para cumplir los objetivos que mis lectores se propusieran.

Tras haber releído la publicación (y haber pasado por un año de muchas experiencias nuevas), he decidido crear una versión un poco más detallada respecto a cómo cumplir los objetivos que te propongas para este nuevo año.

Espero que sea el empujón que necesitas para hacer tus sueños realidad. Empecemos:

Primero que nada, ¿Por qué necesitas plantearte objetivos al comenzar el año? ¿Es solo por tradición o de verdad eso tiene algún efecto en tu desarrollo personal? – La respuesta la encontramos uno de los libros del fallecido Dr. Covey.

El Dr. Stephen R. Covey en su libroLos 7 hábitos de la gente altamente efectiva, coloca como hábito no. 2 el siguiente: Comenzar con el fin en mente.

Stephen

Comenzar con el fin en mente significa definir de forma clara y precisa cómo quieres que termine un proyecto, aún antes de comenzarlo. En otras palabras, establecerte un objetivo.

Por ejemplo, si quieres que tu año termine bien financieramente hablando; lo más lógico sería establecerte como objetivo llevar un control estricto sobre tus finanzas, de modo que termines teniendo un buen año.

Para crear tu propio destino y asegurar el futuro que ambicionas para ti, debes ser capaz de plantearte objetivos. Esta es la razón por la que no debes dejar que comience un nuevo año sin un propósito.

Pero ¿Por qué tanta gente falla al plantearse objetivos? – Aquí tienes las razones:

  • Se plantean demasiados objetivos al mismo tiempo: Por más que queramos engañarnos pensando que podemos hacer más de una cosa a la vez, la realidad es que no somos multitarea. Estamos limitados a concentrarnos en una y solo una cosa a la vez.

quote

Por tal razón, es necesario que para poder cumplir nuestros objetivos, seamos capaces de manejarlos uno a la vez.

Mientras más proyectos, ideas y sabe Dios cuantas cosas más desarrolles al mismo tiempo, más difícil se te hará concluirlas de forma exitosa.

  • No son lo suficientemente específicos: Objetivos a medias producirán resultados a medias.

Si tu meta es comprar un carro nuevo. Sé tan específico como puedas: ¿Qué marca quieres? ¿Cuánto cuesta ese carro que quieres? ¿De qué color lo quieres? ¿En cuánto tiempo lo quieres? ¿Cuál será el primer lugar que vas a visitar luego de que lo compres?

Detalla tan bien ese objetivo que cuando cierres tus ojos puedas verlo materializado aun antes de alcanzarlo.

Una vez terminado, tu objetivo debería quedar como esto:

Comprar un auto marca Honda, año 2013, color blanco, para a mitad del año poder visitar a mi madre en él

  • Apuntan o muy alto o muy bajo: No me mal entiendas. Con esto no quiero decir que no debas aspirar al máximo; pero debes saber que en aras de plantearte un objetivo alcanzable, tienes que ser consciente de tus capacidades y limitaciones.

Fija objetivos que demanden el máximo de ti, pero que sean alcanzables. De lo contrario corres el riesgo de terminar lanzándole piedras a la luna.

Una vez has redactado tu objetivo de la mejor y más clara manera posible; es hora de convertirlo en realidad. Mira cómo:

Paso 1. Descompón tu objetivo:

¿Sabes por qué en ocasiones nuestros objetivos se ven tan difíciles de alcanzar? – Porque nos concentramos en lo lejos que estamos de alcanzarlo; en lugar de ir avanzando de una etapa a la siguiente.

Para evitar el desánimo y la fatiga, lo correcto es descomponer nuestro objetivo principal en pequeños objetivos secundarios (e incluso terciarios) que sumados nos den como resultado eso que esperamos conseguir.

Volviendo al ejemplo del carro:

Una forma de descomponer el objetivo principal (Comprar un auto marca Honda, año 2013, color blanco, para a mitad del año poder visitar a mi madre en él) sería, establecer los siguientes objetivos secundarios:

  1. Conseguir un trabajo

  2. Ahorrar hasta juntar el 50% del valor del vehículo

  3. Construir un historial de crédito para poder conseguir el financiamiento para el otro 50%

  4. Aprender a conducir

  5. Buscar posibles opciones de compra

  6. Realizar la compra del vehículo

  7. Visitar a mamá para mostrarle mi carro nuevo

Si te fijas, en la estructura de la lista anterior, te darás cuenta de que no se menciona nada sobre comprar el auto sino hasta el penúltimo punto.

Esto es, porque los grandes logros no son más que la suma de pequeñas conquistas correctamente alineadas.quote 2No importa cuál sea tu objetivo principal, siempre podrá ser descompuesto en objetivos más pequeños.

Paso 2. Crear un plan de acción:

El plan de acción es el conjunto de acciones específicas que te ayudarán a cumplir tus objetivos secundarios, los que a su vez te darán como resultado tu objetivo principal.

Siguiendo con el ejemplo anterior, para cada uno de los objetivos de la lista anterior; debes pensar en la acción o conjunto de acciones que te ayudarán a cumplir ese objetivo.

Por ejemplo:

Objetivo secundario 1:

  • Conseguir un trabajo

Acciones:

  • Enviar curriculums

  • Hacer networking

  • Participar de ferias de empleo

Para el segundo objetivo tendríamos lo siguiente:

Objetivo secundario 2:

  • Ahorrar hasta juntar el 50% del valor del vehículo

Acciones:

  • Gastar dinero solo en lo necesario

  • Abrir una cuenta de ahorro

Y así se haría para los objetivos siguientes.

La idea aquí es que no se proyecte nada que no se esté seguro de cómo se va a lograr.

Paso 3. Poner manos a la obra:

Una vez has planificado lo que quieres lograr y has pensado en la manera en que lo vas a lograr, solo te hace falta poner el plan en marcha y mantenerte enfocado.

Por lo general esta es la etapa más exigente, ya que debes invertir tiempo, esfuerzo, paciencia y cohibirte de muchas cosas. Sin embargo, si sigues de forma consistente el plan, te darás cuenta que los resultados llegarán en el tiempo apropiado.

Conclusión:

En resumen, esto es lo que quiero que memorices a la hora de intentar hacer realidad tus objetivos de inicio de año (o cualquier objetivo en general):

  1. Plantéate un objetivo (Uno a la vez) lo más específico que puedas.
  2. Descompón ese objetivo en pequeños objetivos secundarios más fáciles de alcanzar.
  3. Determina las acciones específicas que te ayudarán a alcanzar esos objetivos secundarios.
  4. Pon manos a la obra

Con esto no trato de convencerte de que alcanzar tus objetivos a largo plazo es cosa fácil. Pero hey, si las cosas buenas fueran fáciles de conseguir todos vivieran la vida que quisieran.

Lo importante es que elijas objetivos que te apasionen lo suficiente como para mantenerte motivado durante todo el tiempo que tardes en alcanzarlos.

Si te gustó el contenido, compártelo con tus amigos en las redes sociales.

No olvides suscribirte para recibir en tu correo los consejos que te ayudarán a crear el negocio que tanto deseas o a producir más dinero con el que ya tienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *