START

¿CÓMO CONSEGUIR TU PRIMER CRÉDITO Y CREAR TU HISTORIAL?

Vas a solicitar un plan de teléfono y no te lo dan porque no tienes historial de crédito; no te aprueban tu primera tarjeta de crédito… ¡Porque no tienes crédito! Y cuando vas al banco para hacer un préstamo y así comenzar a crear tu historial de crédito… ¡Adivina porqué te rechazan! – Exacto, porque no tienes historial de crédito.

Entonces ¿Qué es el tan famoso historial de crédito? Y ¿Cómo se supone que uno lo crea? Bien, empecemos por lo básico, definamos el historial de crédito:

El historial de crédito o historia crediticia, no es más que la colección ordenada de tu comportamiento de pago – Bueno o malo – en los diferentes compromisos con compañías registradas en los burós de crédito. Antes de que preguntes… Un buró de crédito es una central que recopila, almacena y actualiza la información histórica de crédito de los consumidores.

El revuelo por lo del historial de crédito viene por el hecho de que, atendiendo a tu patrón de pago anterior, las empresas prestadoras de servicios de naturaleza crediticia pueden formarse una idea de cuál sería tu patrón de pago en lo adelante.

Si tu patrón de pago  ha sido malo, te verán como una inversión riesgosa y por ende te negarán el acceso al servicio; caso contrario, si ha sido bueno, te brindaran café en tacita de porcelana y te darán una oportunidad. Lo que pasa con los que no son ni malos ni buenos es que nadie quiere correr el riesgo probarlos, por eso también los rechazan.

Es por tal razón que, para ti que estas en cero en este asunto, traigo una lista de recomendaciones que definitivamente te ayudarán conseguir tu primer crédito e iniciar tu historial:

  1. Infórmate:

Busca información en las diferentes entidades financieras sobre los requisitos para acceder al crédito e investiga si tienen programas especiales para gente que no tiene historial. Muchas veces la gente no toma la decisión correcta por falta de la información adecuada.

  1. Moviliza tu cuenta de ahorros:

Apertura una cuenta de ahorros en tu institución financiera de preferencia y movilízala. El estado de tu cuenta de ahorros NO SE REFLEJA en tu historial de crédito; sin embargo, el movimiento regular de tu cuenta de ahorros servirá para darle al banco evidencia de tu ingreso promedio, además de que captarás su atención como prospecto para algún crédito pequeño.

  1. Solicita Crédito garantizado:

Las instituciones financieras evalúan 3 aspectos a la hora de otorgar un crédito: historial, solvencia y garantía; entonces, si tienes la solvencia pero no tienes un historial que hable por ti, debes fortalecer la garantía. Esto lo puedes hacer a través de una garantía prendaria (Matrícula de vehículo, certificado de depósito y/o inversión, etc.), préstamo hipotecario, firma solidaria u otro. Mientras más sólida la garantía, más posibilidades de aprobación tendrás.

  1. Crédito líquido:

El crédito líquido es un tipo de crédito garantizado que está avalado por los recursos y/o inversiones que el propio cliente posee en la institución. Si bien es cierto que la cantidad otorgada como préstamo siempre será menor que la cantidad invertida, tendrás la aprobación segura de tu crédito a una tasa de interés preferencial.

Podrás pensar que si tienes dinero guardado en el banco ¿Por qué habrías de tomar un préstamo? – A lo que yo gentilmente respondo, recuerda que la idea es crear un historial de crédito, por lo que si dispones del dinero que tienes en la entidad financiera, consumirás tus recursos y seguirás siendo nulo en lo que a crédito se refiere.

Trata de conseguir una tasa de interés tan baja como sea posible, no fijes largos plazos, solicita un monto manejable y piensa en los intereses que has de pagar como un pequeño costo por el privilegio de gozar de un historial.

Cosas que debes preguntarle a tu oficial de negocios antes de tomar un préstamo.

Solicitud de Crédito
Solicitud de Crédito

Otros puntos a considerar…

Conseguir el crédito es solo una parte del proceso, recuerda que luego de que se te otorga debes pagar religiosamente; si no lo haces, terminarás con un crédito arruinado que no hará más que perjudicar tu imagen ante quienes consulten tu record.

Antes de hacer negocio con alguna entidad financiera, conócela y averigua los pormenores de su política crediticia.

Usa solo los servicios de entidades que estén debidamente reguladas, que reporten fielmente a los burós de crédito y que operen bajo el amparo de la ley.

No aceptes una negociación bajo términos que no conozcas o que no estén explicados con la debida claridad y transparencia.

Luego de que hayas finalizado con éxito y buen patrón de pago tu primer crédito, tendrás una puerta abierta que, en función de tu experiencia y capacidad de pago, podrá ir ampliándose paulatinamente; se prudente en el uso de esta.

Ten en mente siempre que para mantener unas finanzas personales sanas se necesita más que dinero; se requiere de responsabilidad y moderación. Evita el endeudamiento improductivo y no caigas en la trampa del consumismo irracional.

Si te gustó el contenido, compártelo con ese amigo de Facebook que aún no tiene historial de crédito. Si tienes una duda específica sobre el tema o algo que agregar, hazlo en los comentarios.

Para un encuentro más cercano y para nada sexual con el autor, búscame en twitter como @iFranrodriguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *