lista de resoluciones

COMO HACER UNA LISTA DE RESOLUCIONES PARA ESTE 2015 QUE DE VERDAD PUEDAS CUMPLIR

Si has perdido por completo la fe en la famosa lista de resoluciones para el comienzo del año, si has probado comer las 12 uvas, usar ropa interior de color rojo y otros tantos rituales para tener un año con resultados diferentes al anterior sin conseguirlos; relájate, no todo está perdido.

Existen una serie de estrategias que puedes implementar para convertir tu lista de objetivos de principio de año, en una lista de metas alcanzadas al final del mismo.

Comencemos por las cosas que debes tener en mente antes de elaborar tu lista de resoluciones:

  • Compromiso

Lo primero que debes saber al realizar tu lista de resoluciones es que esto representa un compromiso contigo mismo. Tú eres el único responsable de completar o no cada una de las cosas que te plantees; es por tal razón, que si no te comprometes de manera real y efectiva contigo y con tus metas no podrás cosechar resultados.

No esperes que por el simple hecho de escribir las cosas que esperas alcanzar estas se van a materializar. Sin compromiso ni trabajo duro tu lista de objetivos se convierte en una simple lista de deseos, y perdona que te lo diga pero ningún genio va a venir a cumplírtelos.

  • Factibilidad

No debes, bajo ninguna circunstancia, limitar tu potencial de desarrollo ni tu capacidad para hacer grandes cosas; sin embargo, mantente dentro del plano de lo posible y razonable.

Tus objetivos deben ser realistas y alcanzables dentro de los 12 meses que dura el año. Plantearte objetivos fuera de tu alcance hará que te desanimes cuando veas que no puedes conseguirlos, provocando con esto que tu lista de resoluciones se vaya por el drenaje.

No me mal interpretes, con esto no quiero decir que te plantees objetivos pendejos y mediocres… solo te pido que seas equilibrado entre lo que pretendes lograr y lo que realmente puedes lograr.

  • Situación actual

Establece tu lista de resoluciones partiendo del aquí y ahora, tomando como punto de partida tu situación al momento de elaborarla; eso te permitirá fijar objetivos que sean alcanzables y que vayan acorde con lo que realmente puedes conseguir a lo largo del año.

Si no has establecido tu negocio, no te fijes el objetivo de superar a tal competidor que lleva 10 años en el mercado. No comiences a buscarle nombre a tus hijos antes de conseguir la pareja con quien los tendrás.

Esto puede que suene algo obvio y básico, pero muy a menudo caemos en el error de querer establecer metas partiendo de la situación en la que quisiéramos estar, no desde la situación en la que realmente estamos ahora.

Quizás te interese leer: “7 Sencillos Hábitos De Hoy Que Te Agradecerás Dentro De 5 Años”

Una vez tienes claro los tres puntos anteriores, es hora de que agarres lápiz y papel y pongas manos a la obra. Pero primero, lee estas sugerencias:

  • Redacta tus objetivos de la forma más específica posible. En lugar de decir: “Dedicarle más tiempo a la lectura” podrías especificar el tiempo diario o semanal que deseas dedicarle y los temas sobre los cuales te gustaría leer. De esa forma tu objetivo será medible y podrás darle seguimiento a tu progreso.
  • No te fijes más metas de las que tu tiempo te permita manejar. Mientras más te saturas, menos posibilidades tendrás de completar cada uno de los elementos de tu lista de resoluciones. Para evitar la saturación es importante que lleves un control del tiempo y los plazos en los que pretendes cumplir cada meta trazada.
  • Balancea bien tus resoluciones. No todas deben estar orientadas al plano profesional o al personal; procura que este nuevo año sea una oportunidad para equilibrar mejor tu lado personal y emocional con tu lado laboral y profesional.
  • Haz los ajustes necesarios. En el camino aparecerán situaciones no previstas. Unas te favorecerán, otras incidentarán y hasta modificarán tus metas; prepara tu mente para hacer los ajustes necesarios para así adaptarte y sobrellevar los obstáculos que puedan presentarse.
  • Piensa en el cómo. No te limites a hacer una lista de cosas que quieres alcanzar, detente a pensar en cómo las vas a alcanzar y desarrolla estrategias para ello. No existen los objetivos sin un plan de acción.
  • Mide tu progreso. Recuerda hacer una pausa en el camino para evaluar el trayecto recorrido, analizar los objetivos a corto plazo logrados y pasar inventario a lo que aún falta por alcanzar. La evaluación del progreso te da la motivación para seguir, en tanto que el saber lo que te falta por lograr te mantendrá atento y enfocado a lo largo de todo el año, haciendo que se desarrolle en ti ese sentido de urgencia que tantas veces nos hace falta para terminar un proyecto.

Quizás te interese leer:6 Reglas Para Aumentar La Productividad Y Obtener Más De Cada Día”

Recuerda serte fiel a ti mismo, porque como mencioné al principio, tu eres el único responsable de cumplir las cosas que te propones. Manos a la obra, muchas ganas y nos vemos al final del año para evaluar los resultados.

Si te gustó el contenido, compártelo con tus amigos y conocidos. Si me faltó algún punto interesante por mencionar, házmelo saber en los comentarios.

Ah… Feliz año nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *