APRENDE A LLEVARTE BIEN CON TU TARJETA DE CREDITO

En mi trabajo como oficial de negocios de una entidad financiera me he encontrado con toda clase de opiniones acerca de las tarjetas de crédito; desde la gente que cree que las tarjetas de crédito son lo mejor que existe, hasta aquellos que las culpan de haber destruido sus vidas.

Independientemente de nuestra percepción personal, las tarjetas de crédito son un producto financiero que llegó para quedarse, así que, para evitar perdernos de sus bondades o ser víctimas de sus maldades, traigo esta publicación con las principales cosas que debes saber sobre tu tarjeta de crédito para crear una relación saludable entre tú y ella.

Tu tarjeta de crédito…

1. Es un préstamo: Por bonita que sea la experiencia de poder pagar tus compras con un pedazo de plástico rectangular, ten presente en todo momento que se trata dinero del banco y que, al momento de usar tu tarjeta, te comprometes a pagar de vuelta el dinero utilizado más los intereses y comisiones en un plazo de determinado. Es TU tarjeta y SU dinero.

2. No es una extensión de tu sueldo: El que tengas una tarjeta de crédito no significa que ganas más dinero, significa que tienes la posibilidad de acceder por adelantado a parte del dinero que vas ganar. Trata tu tarjeta como un adelanto de tus ingresos no como una extensión de los mismos.

3. No debe ser mayor que el 50% de tus ingresos: contrario a los préstamos generales (Que pueden duplicar o triplicar los ingresos mensuales totales), las tarjetas no deben superar la mitad de tus ingresos mensuales. Manteniendo el monto de tu tarjeta por debajo de este límite te aseguras de no sobreendeudarte y mantienes la deuda a un nivel fácilmente manejable.

Recuerda que los intereses de las tarjetas de crédito son considerablemente más elevados que los intereses para préstamos generales, por lo que si te sobreendeudas y tienes que pagar refinanciamiento, tu gasto financiero se elevará notablemente.

4. Tiene plazos que debes conocer y respetar: Entre estos plazos importantes están los siguientes; fecha de corte, límite para el pago, fecha vencimiento y plazo para renovación.

5. Genera intereses: Sí, tu tarjeta de crédito genera intereses, comisiones y si te atrasas, también generará cargos por mora. Así que organízate, ya que siempre que mantengas tus pagos por debajo de la fecha límite, evitarás los cargos por refinanciamiento.

En intención de saldar el capital, trata de no hacer solo pagos mínimos. Pagando al menos el doble de tus pagos mínimos vas reduciendo el capital y eventualmente saldarás la deuda.

Recuerda, antes de tomar una tarjeta de crédito, averigua las condiciones ofrecidas por las diferentes instituciones a tu alrededor (Ya que tienden a variar), y selecciona solo la que más te convenga.

6. No se lleva bien con otras tarjetas de crédito: Limita no solo el monto de tus tarjetas, sino también (y especialmente), la cantidad de las mismas. Ten pendiente que la regla del 50% (ver punto 3) no aplica para una tarjeta en específico, sino para la sumatoria del monto disponible de todas las que tengas.

Muchas tarjetas significan diferentes fechas de pago (pudiendo esto causar mal manejo de los plazos para pagar),  más probabilidad de caer en sobreendeudamiento y mayor gasto por concepto de pago de comisiones y costos de emisión.

Cabe mencionar que aunque no estés usando todas tus tarjetas, por el hecho de éstas estar activas generan costos de emisión y renovación y además saturan tu crédito innecesariamente.

7. Puede ser clonada: Presta mucha atención a esta parte ya que es un tema muy delicado. La clonación de tarjeta consiste en una actividad fraudulenta mediante la cual el perpetrador realiza una copia de tu tarjeta de crédito. Pudiendo con esta copia hacer uso del dinero disponible y que estos movimientos aparezcan como un cargo generado a nombre tuyo.

Para evitar ser víctima de este tipo de estafas procura lo siguiente:
  • Guarda siempre los comprobantes de las transacciones y compáralos con el estado de cuenta que recibes mensualmente para identificar irregularidades.
  • No utilices tu tarjeta en sitios de dudosa reputación.
  • Al momento de pagar nunca pierdas de vista tu tarjeta.
  • No prestes tu tarjeta.
  • Cancela por escrito las tarjetas activas que no estés utilizando.
  • Reporta inmediatamente cualquier caso de tarjeta perdida.

8. Debe ser usada en un momento en específico: Usa tu tarjeta a partir del día siguiente de la fecha de corte y durante los siguientes primeros días del periodo, ya que será mayor el período de tiempo entre la compra y la fecha de pago.

Conclusión:

Como ves, no hay que ser un genio de las finanzas para llevarse bien con su tarjeta de crédito. Basta con ser prudente y entender que la facilidad que representa el poder hacer uso de un dinero que aún no has ganado, también viene con la responsabilidad de elegir cuidadosamente en qué se ha de usar y con la obligación de pagar por el uso del mismo.

En mi opinión personal, las tarjetas de crédito (Que tienen intereses más blandos y su monto no excede el 50% del ingreso mensual del portador), son una herramienta importante que sirve para fortalecer la liquidez de las personas, pero como todo en la vida, debe usarse con discreción y conciencia.

Si te gustó el contenido, suscríbete para recibirlo directamente en tu bandeja de entrada. Recuerda también compartirlo con tus amigos en las redes sociales (¡Es gratis!).

Ah, también tengo twitter: @ifranrodriguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *