5 ERRORES QUE COMO EMPRENDEDOR YA NO NECESITAS COMETER

La gente inteligente aprende de sus errores, la gente sabia aprende tanto de sus errores como de los errores de los demás a su alrededor. Honestamente no recuerdo quién dijo esta frase (o algo similar), de lo que sí estoy consciente es de la gran verdad que se encierra en esas líneas.

Como emprendedor, hay muchos errores que tendrás que cometer por ti mismo; sin embargo, existen otros que se han cometido tantas veces que ya se hace innecesario que tengas que pasar por el trauma de volver a cometerlos. Con eso en mente, he seleccionado cinco de los que de verdad NO puedes repetir y los enlisto a continuación:

  1. No tener un plan.

Todo el quehacer emprendedor inicia con una idea, esta idea lleva al desarrollo de un plan; del cual luego se desprenderán los objetivos y las estrategias para alcanzarlos. De ahí que el plan de negocio se convierte en el mapa que está cuidadosamente diseñado para guiar a la empresa por el camino hacia el logro de sus metas.

El iniciar un negocio sin ese mapa es la principal razón por la que casi el 50% de los emprendimientos fracasan antes de su primer año, y de que solo  del 5% al 10% sobrepasen la barrera de los cinco años.

  1. No educarte lo suficiente.

“La firma de consultoría y auditoría Salles Sainz Grant Thornton precisa que ocho de cada 10 Pymes fracasa por mala gestión financiera antes de los cinco años, y 90% antes de la década”. (Fuente: CNNExpansión)

No importa cuál sea la actividad comercial a la que te dediques o que tan bien conozcas el negocio que pretendes echar a andar; si no te educas (Y no me refiero exclusivamente a matricularte en alguna universidad) en materia de negocios y aprendes los principios administrativos básicos, es muy probable que tu intento por alcanzar el éxito termine convirtiéndose en una estadística de fracaso más.

La información está al alcance de todos, solo tienes que buscarla en el lugar correcto. Prueba de ello es que justo ahora estás aprendiendo a no cometer cinco errores comunes en los emprendedores, sin necesidad de haberlos cometido tú mismo.

  1. Sobreendeudarte.

La falta de capital es una de las excusas principales por las cuales la gente no se anima a emprender un negocio; sin embargo la realidad del asunto es que el sobreendeudamiento está entre las principales razones por la que los negocios potencialmente buenos fracasan.

Mark Cuban, empresario multimillonario que ha construido su fortuna en base al esfuerzo propio y a sus inteligentes inversiones, ha dicho lo siguiente sobre los préstamos:

“Primero que nada, si estás empezando un negocio y pides un préstamo, eres un idiota. Esto porque hay demasiadas incertidumbres involucradas en el empezar un negocio, y si pides el préstamo la única certeza es que tendrás que pagarlo”.

mark cuban
Empresario Mark Cuban, Foto vía: AllSportsDiscussion.com

Esto lo dice como una forma de afianzar su hipótesis que refuta la creencia popular de que el dinero es lo único que impulsa un emprendimiento.

No digo que los préstamos sean malos, pero asegúrate de hacerlo en el momento adecuado y bajo las condiciones adecuadas.

  1. Hacerlo todo tu mismo.

Aprender a delegar es una pieza fundamental en el proceso de formación como emprendedor; esto porque, por más que lo intentes, llegará un punto en el que simplemente no podrás hacerlo todo.

Como administrador, debes ser lo suficientemente inteligente como para rodearte de gente con el talento necesario para ayudarte a realizar con éxito las diferentes tareas; ya que el hacer de tu negocio un “one-man-show” (o show de un solo hombre) solo limitará el ritmo de crecimiento del mismo.

  1. Rendirte antes de dar el máximo.

“No importa cuántas veces falles, solo debes de estar en lo correcto una vez. Entonces todos te llamarán un éxito de la noche a la mañana y te dirán lo afortunado que eres.” – Mark Cuban

A veces es imposible darse cuenta de la cantidad de esfuerzo que las personas que consideramos exitosas han tenido que invertir para lograr sus sueños; a causa de eso, nos desanimamos al ver que no logramos nuestras metas de la noche a la mañana, sin tomar en cuenta que el trabajo duro y la perseverancia son los ingredientes fundamentales de la receta del éxito.

En las películas el éxito ocurre de la noche a la mañana, en la vida real el proceso es “ligeramente” más lento. Así que si quieres ser exitoso, más te vale que te prepares para trabajar duro.

Si te gustó la publicación no olvides compartirla con tus amigos en las redes sociales. Para un contacto directo con el autor (¡o sea yo!), encuéntrame en Twitter como @ifranrodriguez, o déjame un email en la sección de contactos.

Ah… También puedes unirte a la familia en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *