10 TIPS DE MARKETING VITALES PARA TU NEGOCIO.

El marketing es mucho más que una enorme valla al final del camino con el nombre de tu empresa. Según el Dr. Peter Drucker, gurú del management moderno, en su libro The Practice of Management, el marketing es una de las dos funciones básicas de la empresa comercial, ya que junto con la innovación, es capaz de producir resultados.

En el ambiente competitivo moderno, las empresas que son incapaces de implementar de manera efectiva las técnicas de marketing, quedan rezagadas y terminan perdiendo la carrera por el favor y simpatía de los consumidores; lo que las lleva a su desaparición del mercado.

Entonces, ¿Qué necesitas saber para evitar ser desplazado por la competencia?

Existe toda una industria dedicada a la producción de enormes cantidades de contenido sobre estrategias y formas eficientes de hacer crecer tu negocio. De toda la información disponible al respecto, te presento 10 de los principales tips que necesitas conocer:

1. Conoce a tus clientes

Soy un fiel predicador de la filosofía del conocer bien a quienes pretendes venderle tus servicios, y creo con toda seguridad que esa es la columna vertebral de cualquier gestión mercadológica. Esto porque, en la medida en que conozcas los hábitos y necesidades del público al cual te diriges, serás capaz de diseñar formas creativas y efectivas de satisfacerles.

Entre los aspectos más importantes que debes conocer sobre tus clientes están los siguientes: Hábitos de consumo, gustos y preferencias, ideologías, nivel económico, edad, sexo y ubicación geográfica. A esto debes agregar cualquier información que se ajuste a la situación específica del servicio o producto que ofreces y que te ayude a construir el perfil de tu cliente ideal.

Ten en cuenta que tu producto debe adaptarse a las necesidades de tus clientes, y la única forma de lograr esto es conociéndolos. Quienes esperan que sus clientes se adapten a sus productos están destinados a la desaparición.

2. Conoce el mercado

El mercado es el ambiente social que propicia las condiciones para el intercambio comercial de cualquier índole. Conocerlo te ayuda a descifrar la manera en que funciona el entorno que servirá de escenario para el desarrollo de tu proyecto.

Conocer el mercado significa, primero: Tener un dominio de las limitantes del mismo, para poder desarrollar estrategias orientadas a superarlas; y segundo: Entender cuáles son las condiciones a favor, de modo que puedan ser explotadas en pro del crecimiento de tu negocio.

3. Sigue de cerca a tu competencia

“La tarea que me he propuesto llevar a cabo es la siguiente: cómo evitar los males de la competencia mientras conservamos sus ventajas.” – Alfred Marshall

En el ambiente competitivo actual no es suficiente conocer a tus clientes y al mercado, sino que se hace imperativo estudiar con igual rigurosidad y detenimiento a los competidores. Un seguimiento cercano al comportamiento y estrategias aplicadas por tu competencia te dará un conocimiento no solo de ellos, sino también de la manera en la que el mercado ha reaccionado ante lo que ellos han ofrecido.

Conocer tu competencia te brinda las siguientes ventajas:

  • Aprender de sus aciertos y desaciertos
  • Protegerte de posibles amenazas
  • Aprovechar debilidades en su oferta
  • Y mantenerte al tanto de las tendencias dentro de tu industria.

Aclaro: Cuando hablo de seguir a la competencia, me refiero a un estudio de su modus operandi para fines de análisis y referencias. No como una manera de motivar el plagio ni a las prácticas de competencia desleal.

4. Escucha

Las buenas marcas dicen cosas interesantes a sus clientes; las grandes marcas escuchan las cosas interesantes que sus clientes tienen que decir. Esa es la diferencia entre buenas marcas y grandes marcas.

El escuchar a tu público es la forma más efectiva de conocerlo. Este acto de escuchar y actuar en función de lo escuchado crea un vínculo psico-emocional entre el cliente y la marca, en donde este, producto del sentirse importantizado, se convierte en portavoz y defensor de los intereses de tu negocio.

Una de las funciones del marketing dentro de la organización es justamente crear la plataforma para que se dé un proceso de comunicación bidireccional entre el cliente y la marca.

Las redes sociales, buzones de sugerencias, encuestas y estudios de mercado son algunas de las tantas maneras en que puedes voltear los oídos de tu negocio hacia lo que tu público tiene para decirte.

5. Fortalece tu presencia en la red

Crear una fuerte presencia en la red es la primera batalla que tu marca debe librar contra obsolescencia. Los negocios que han sido incapaces de adaptarse al mundo 2.0 y a las exigencias de los miles de millones de personas que en él habitan, están sintiendo en carne propia las consecuencias.

El mercado moderno no admite que las empresas no sean sociales. Para probarlo ¿Qué tal algunas estadísticas?

estadisticas de marketing y redes sociales
Como ves, las razones para tener una presencia activa en la web son muchas; así que ya sea mediante la creación un blog para tu empresa, teniendo perfiles en las redes sociales que se adapten a tu negocio o haciendo una mezcla de cada recurso (cosa que es lo ideal), la generación de contenido relevante y que aporte valor a tu audiencia, rendirá frutos que  indiscutiblemente harán que valga la pena el esfuerzo.

6. Construye una base de datos

Captar clientes es una tarea difícil y costosa, así que si ya lo has logrado, lo correcto es crear una base de datos con sus informaciones, de modo que a través de esta puedas monitorear el crecimiento de tu audiencia, cambios en sus patrones de comportamiento y/o realizar pruebas de nuevas estrategias.

La información sobre sus clientes es uno de los activos principales de cualquier negocio, por lo tanto no te puedes dar el lujo de dejar que esta te pase de lado.

7. Invierte en publicidad

Todos quieren los resultados que se obtienen a través de la publicidad; pero sin invertir los recursos que esta exige. La realidad es que si quieres que la gente conozca tu marca, no basta con contárselo a tus amigos y familiares, debes hacer que tu mensaje llegue más lejos.

Por supuesto que pudieras, en un millón de años, alcanzar  mucha gente usando solo publicidad boca a boca; pero ¿Estás dispuesto a esperar el tiempo que se tomaría?

Ojo, no te estoy mandando a tirar dinero al aire y fingir que eso es invertir en publicidad. Para hacer una inversión inteligente debes tomar en cuenta a tu público, tus objetivos, tu presupuesto disponible y muy especialmente, la manera en que medirás los resultados.

Otra cosa que debes analizar es si puedes manejar tú mismo la campaña publicitaria o si deberías disponer de los servicios de un experto. A veces se termina pagando un precio muy alto al tratar de ahorrar dinero y no contratar servicios profesionales.

8. Monitorea el retorno, no sólo la inversión

Cuando de marketing se trata, las empresas son muy dadas a llevar un estricto control de los recursos que se consumen con cada estrategia implementada; sin embargo se olvidan de lo importante que es la medición de los resultados de esa inversión.

El proceso de medición de los resultados debe incluir data precisa y objetiva de todas y cada una de las variables involucradas; de manera que a partir de la información obtenida se puedan realizar ajustes, modificar procesos y tomar decisiones encaminadas a mejorar la situación inicial de la compañía.

Como regla generar, siempre que vayas a invertir, procura tener una manera de medir la tasa de retorno sobre la inversión realizada.

9. Ten un plan

El marketing no es algo fortuito ni se da basado en percepciones particulares. Se necesita un plan detallado orientado al cumplimiento de objetivos previamente establecidos, a través de estrategias diseñadas a la medida de las necesidades.

De ahí que se entienda que cualquier proyecto que carezca de un plan de acción debidamente elaborado, está destinado al fracaso.

10. Evoluciona

Ni los clientes, ni los mercados ni mucho menos la competencia se mantienen estáticos; por lo tanto tú no puedes ser la excepción.

Mantente en constante movimiento, adapta tu servicio a las necesidades de tu público y a las exigencias del mercado. No seas víctima de la obsolescencia.

Eso sí, a la hora de hacer cambios, hazlos por etapas, uno a la vez. Los cambios grandes y repentinos consumen muchos recursos y no dan la oportunidad de hacer mejoras ni ajustes.

Conclusión:

Independientemente de si te gusta el tema del marketing o no, la realidad es que este elemento forma parte integral del delicado proceso de construcción de marcas; por lo tanto, la implementación de técnicas mercadológicas no es una opción, sino una necesidad de cada emprendedor.

Proponte aplicar estos consejos que acabas de leer y verás cómo cosechas resultados superiores.

Quiero aclarar que el marketing no se trata de engañar a las personas para sacarles dinero, sino de aportar valor a sus vidas mediante la satisfacción de necesidades, lo que en última instancia te lleva a recibir una paga por ello.

Si te gustó el contenido, no olvides compartirlo en las redes sociales. Recuerda seguirme en twitter, @ifranrodriguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *